Logo

Se comienza a ganar la batalla contra la mosca Tse-tsé.


mosca tsetsé sobre piel

Una campaña contra la mosca tsetsé, plaga que transmite una enfermedad de efectos devastadores para el ser humano y la ganadería, ha reducido drásticamente la población de estos insectos en el área de Niayes -cerca de la capital senegalesa, Dakar-, y está allanando el camino para su completa erradicación.

La mosca tsetsé se encuentra en el África Subsahariana y su picadura es la cuasante de la llamada enfermedad del sueño en el hombre. Una enfermedad mortal.

Pero si el hombre está expuesto a este terrible insecto, mucho más lo están sus rebaños de ganado. La mosca tsetsé es uno de los principales causantes de la alta mortalidad de las reses, lo que se traduce en hambre para la población. Pero esto puede cambiar.

"No sólo se ha reducido el número de moscas tsetsé, sino también el de garrapatas, que causan gran cantidad de otras enfermedades en la zona. Hemos notado sobre todo una mejor salud de los rebaños”, aseguró Baba Sall, director del proyecto y Jefe de la Sección de Sanidad Animal del Ministerio senegalés de Ganadería.

Un programa plurianual del Gobierno de Senegal, con la ayuda financiera de Estados Unidos y apoyo técnico del Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agrícola para el Desarrollo (CIRAD) de Francia, está erradicando lentamente la mosca tsetsé utilizando un método llamado de Técnica del Insecto Estéril. El programa cuenta con el apoyo de la FAO a través de su División Mixta con el Organismo Internacional de Energía Atómica en Viena (OIEA).

La región de Niayes tiene un microclima costero adecuado para criar razas exóticas de ganado, con razas que producen más leche y carne que las domésticas. Por desgracia, la zona es también un reducto para la mosca tsetsé, que transmite la tripanosomiasis. A menudo letal, la enfermedad reduce la fertilidad, la producción de carne y leche, impide que el ganado aumente de peso y hace que esté demasiado débil para ser utilizado en las tareas de labranza o para el transporte.

Un estudio del gobierno calcula que cuando la mosca tsetsé haya sido erradicada por completo, los agricultores de Niayes ganarán 1,2 millones de euros (1,6 millones de dólares EEUU) más por año, ya que tendrán menos gastos en el cuidado de los animales y obtendrán más beneficios de la venta de leche y carne.

Las autoridades cuentan con un ambicioso plan para introducir razas de ganado exótico y crear un moderno sector cárnico y de productos lácteos en la zona, que se encuentra cerca de la capital del país, Dakar.

La Técnica del Insecto Estéril (TIE) es una forma de combatir las plagas que utiliza radiación para esterilizar moscas macho que son producidas en masa en instalaciones especiales de cría. Los machos estériles se liberan de manera metódica por aire y de forma continuada en toda la zona infestada por la mosca tsetsé, donde se aparean con las hembras silvestres. Estas no tienen descendencia y, como resultado, esta técnica logra en última instancia erradicar las poblaciones de moscas silvestres.

La liberación en tierra de moscas machos estériles se inició en 2012 y la liberación por aire en 2013, tras tres años de evaluaciones de viabilidad, creación de capacidad, ensayos y preparación.  Seis meses después, la población de moscas había sido eliminada en más del 99 por ciento.

Una ventaja adicional de la técnica es el hecho de que -tras una fase inicial de la supresión a base de insecticidas- no requiere el uso de plaguicidas y se reduce la contaminación del medio ambiente.

“Esperamos anunciar la erradicación de la mosca tsetsé en el primer sector a mediados de 2014. No hemos capturado moscas silvestres en nuestras trampas desde marzo de 2012, por lo que éstas casi se han eliminado allí”, explicó Sall.

“Después –añadió- vamos a atacar los sectores número 2 y 3, en los que esperamos lograr la erradicación en 2015 o principios de 2016. Luego vendrán otras dos zonas para continuar el trabajo que hemos comenzado para erradicar la mosca tsetsé y la tripanosomiasis en Senegal”

Fuente: FAO
Fotografía: thesaucers.com

generacionnatura.org ©