Logo

El ajo, remedio naturista en salud femenina

propiedades antibacterianas del ajo

El ajo es muy conocido por sus propiedades bactericidas. En medicina naturista, se recomienda incluirlo en la alimentación ya que ayuda a reducir los procesos infecciosos. ¿Pero sabíais que se utiliza también con éxito en infecciones vaginales?

Hay muchos remedios naturistas para cándidas u hongos en los que el ajo es protagonista. Además de se sabe que un diente de ajo fresco puede curar la infección por levaduras, sobre todo si esta se detecta pronto.

Existen investigaciones que han demostrado que el ajo puede inhibir el crecimiento de los siguientes microorganismos: Escherichia coli , Salmonella typhimurium , Vibrio parahaemolyticus , Pseudomonas aeruginosa , Proteus vulgaris , Staphylococcus aureus , Mycobacterium phlei , Streptococcus faecalis , Bacillus cereus y Micrococcus luteus.

Protocolo de utilización.

Se retira la piel de un diente de ajo mediano (esa cáscara que parece papel) y se introduce en la vagina antes de ir a dormir y se mantiene durante toda la noche. Por la mañana, al ir al baño, se extrae y se tira.

El ajo sale prácticamente solo o con la ayuda de los dedos, ya que a menudo produce secreciones acuosas en la vagina (que hacen mas sencilla su extracción), también puede atravesársele con un cordel para facilitar su salida. El diente de ajo, al igual que un tampón, no puede entrar jamás por el cuello uterino.

El tratamiento de una noche puede ser suficiente para tratar la infección pero si los síntomas persisten, puede repetirse hasta que desaparezcan.

Este remedio es mejor realizarlo a la hora de dormir debido a la conexión que existe entre la boca y la vagina.

Aunque el ajo se introduce en la vagina, el sabor del ajo se desplaza hasta la boca y el aliento puede resultar molesto durante el día. A la mayoría de las mujeres les desaparece el sabor a ajo en la boca tan pronto como se retiran el ajo.

Si la infección está avanzada y hay irritación y enrojecimiento de la piel, puede hacérsele al ajo unos pequeños cortes con la punta del cuchillo, para así multiplicar su acción antibiótica.

También se ha recomendado con éxito este mismo tratamiento para reducir la colonización de Estreptococos en el embarazo, ya que es efectivo y no tiene efectos secundarios conocidos ni para la madre ni para el bebé, además del aliento a ajo, claro.

Autora: Marta León.
Food Green Mood

generacionnatura.org ©