Logo

Un paso más para descifrar los misterios de la formación de la piel humana

 

Conocer los misterios de nuestra piel

Las señales bioquímicas son las responsables de la formación de la piel humana. Si todo va bien, no hay problemas, pero si surgen fallos de estas señales pueden dar lugar a enfermedades como la dermatitis, o más graves, como tumores en la piel.

Un equipo de científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicos de España, CNIO, han dado un paso muy importante para conocer tales señales. El estudio ha sacado a luz información sobre un eslabón clave para la creación de la piel, se trata de un sistema que regula la diferenciación de las células que forman la epidermis.

El descubrimiento se basa en la identificación de una proteína fundamental, denominada Fra-2, para la diferenciación de los queratinocitos, células que forman en un 90% la capa superficial de la piel, lo que se conoce por epidermis, circunstancia básica par que la piel termine de formarse.  

Según los autores, los querationocitos son esenciales para constituir la piel como una barrera protectora y para la estabilidad del propio tejido. Éstos viven sólo un mes y en ese tiempo sufren unos cambios relacionados con las funciones que desempeñan.

Poco a poco, a lo largo de los años, se ha ido descifrando el entramado de señales bioquímicas que protagonizan la metamorfosis de los queratinocitos, es decir, de la creación de la epidermis, ahora se sabe que una serie de genes ubicados en la Epidermal Differentiation Complex (EDC) son los que dirigen todo el proceso.

Estos genes están regulados por la acción coordinadas de señales bioquímicas que envían las proteínas factores de transcripción. El factor de transcripción Fra-2  cumple una función clave como regulador, según el estudio; su pérdida provocan el incorrecto funcionamiento de la piel como barrera protectora del exterior por la disminución de la expresión genes EDC.

La influencia de Fra-2 también se manifiesta en el cáncer de piel. Por ejemplo, se comprobó que con ratones tendentes a manifestar papilomas, cánceres benignos, al activar Fra-2, se redujo el riesgo de padecer esta patología en los roedores, esto es debido a que éste activa la diferenciación de los queratinocitos que provocan el tumor.

La proteína Fra-2 se ha dado a conocer en la revista Genes & Development y el proyecto ha sido dirigido por Erwin Wagner, jefe del programa de Biología Celular del Cáncer de la Fundación BBVA-CNIO.

Ilustración: Dermatologia005.blogspot.com
Fuente: Noticiasdelaciencia.com

generacionnatura.org ©