Logo

Innovación en las fuentes de energía renovables

Estas turbinas eólicas colocadas en los viaductos de España conseguirán una cantidad importante de energía y reducirán la emisión de CO2

Si incorporamos turbinas eólicas a los puentes más grandes de la red de carreteras del estado, estos pueden convertirse en productores de electricidad.

Estos cálculos los han confirmado unos ingenieros europeos que han utilizado un viaducto de las Islas Canarias como referencia. Esta nueva idea se puede aplicar en todo tipo de espacios masificados que contengan infraestructuras o en zonas naturales donde la construcción de nuevas instalaciones se encuentra limitada.

El viaducto que ha servido como modelo para el equipo de científicos compuesto por españoles y británicos es el  Barranco del Juncal, en Gran Canaria, con este puente comprobaron si el viento que se forma entre los pilares de estas infraestructuras podría mover aerogeneradores, y de este modo producir energía.

La investigación se ha basado en simulaciones y modelajes por ordenador, realizados por el ingeniero Óscar Soto y otros compañeros de la Universidad de Kingston (UK). El equipo ha decidido representar los diferentes tipos de turbinas con discos porosos para determinar la resistencia al aire y tomar diferentes muestras para las configuraciones.

"Lo más natural es pensar que, cuanto más espacio coja el rotor, más potencia extraerá. Pero hemos comprobado que, usando turbinas pequeñas, la combinación potencia por metro cuadrado es más elevada", comenta Soto, el cual argumenta que sería mucho más viable configurar dos turbinas iguales en los viaductos "porque conseguimos un mayor equilibrio, eléctrico y estructural, y por lo tanto tiene un costo económico mucho menor”.

Si sólo tenemos en consideración la potencia que se produce, la mejor solución es instalar dos rotores con tamaños diferentes, llegando así a una mayor superficie; otra opción sería una matriz de 24 hélices pequeñas, debido a su potencia juntas y su peso ligero; pero si nos basamos en su viabilidad, la mejor opción de todas es la de dos rotores completamente iguales y de un tamaño regular.

Los datos extraídos aseguran que, dependiendo del viaducto, existen unas posibilidades energéticas y un potencial eólico u otro. El utilizado para esta muestra, el Juncal, ronda una potencia de 0,25 MW por turbina, la gama de aerogeneradores de potencia media.  

"Se trata del consumo medio de entre 400 ó 500 viviendas", afirma Soto, y además añade: "Este tipo de instalación evitaría emitir unas 140 toneladas de CO2 al año, cantidad que iguala la labor depurativa que ejercen 7.200 árboles".

Esta investigación la ha promovido la empresa canaria ZECSA, y han participado del proyecto investigadores de la Universidad de Vigo, encargados de analizar las conexiones eléctricas; e investigadores de la Universidad de Las Palmas, que han llevado a cabo el proceso de integración  en las energías renovables.

El estudio ha sido publicado en la revista Renewable and Sustainable Energy Reviews enmarcado en la iniciativa de aprovechamiento de infraestructuras públicas para impulsar las energías renovables (PAINPER).

Fuente: agenciasinc.es
Fotografía: blogs.lainformacion.com

generacionnatura.org ©